Planeta Freud

7.0 Apéndice. Comentario hablado sobre la Verneinung de Freud. Jean Hyppolite

Posted on: septiembre 6, 2009

En primer lugar debo agradecer al doctor Lacan la insistencia que ha puesto en que les presente yo este artículo de Freud, porque eso me proporcionó la oportunidad de una noche de trabajo; y de traer el hijo de esa noche ante ustedes (213).

(213) «Je t’apporte l’enfant d’une nuit d’Idumée[J. L.] [«Te traigo el hijo de una noche de Idumea»; se trata del primer verso de un soneto de Mallarmé. TS.]

Espero que encontrará indulgencia a los ojos de ustedes.

El doctor Lacan tuvo la amabilidad de enviarme el texto alemán con el texto en francés. Hizo bien, porque creo que no habría entendido absolutamente nada en el texto francés, si no hubiera tenido el texto alemán (214).

(214) La traducción francesa de la Verneinung de Freud apareció en el t. VII, núm. 2, del órgano oficial de la Sociedad Psicoanalítica de París, o sea en 1934, bajo el título de «LA NEGACION«, El texto alemán apareció primero en Imago, IX, en 1925, y ha sido reproducido en varias recopilaciones de obras de Freud. Se lo encontrará en G. W., XIV, del que es el segundo artículo, pág. 11-15 [«LA NEGACION«, A. XIX, pág. 253-257).

No conocía yo ese texto.

Es de una estructura absolutamente extraordinaria, y en el fondo extraordinariamente enigmática.

Su construcción no es en modo alguno una construcción de profesor.

Es una construcción del texto a la que no quiero llamar dialéctica, para no abusar de la palabra, pero extremadamente sutil. Y me ha impuesto entregarme con el texto alemán y con el texto francés (cuya traducción no es muy exacta, pero en fin, en comparación con otras, bastante honesta) a una verdadera interpretación. Y es esa interpretación la que voy a darles. Creo que es válida, pero no es la única posible y merece ciertamente discutirse.

Freud empieza por presentar el título Die Verneinung. Y me he dado cuenta, descubriéndolo después del doctor Lacan, de que valdría más traducirlo por «la denegación».

Del mismo modo, encontrarán ustedes empleando más allá etwas im Urteil verneinen, que es no la negación de algo en el juicio, sino una especie de desjuicio. Creo que, a todo lo largo de este texto, habrá que distinguir entre la negación interna al juicio y la actitud de la negación: pues de otro modo no me parece comprensible.

El texto francés no pone de relieve el estilo extremadamente concreto, casi divertido, de los ejemplos de denegación en los que Freud toma su punto de partida.

Este en primer lugar, que contiene una proyección cuyo papel podrán ustedes situar fácilmente siguiendo los análisis realizados en este seminario, y en el que el enfermo, digamos el psicoanalizado, dice a su analista: «Va a pensar usted seguramente que quiero decirle algo ofensivo, pero no es realmente mi intención.»

«Comprendemos», dice Freud, «que se trata del rechazo de la idea que acaba precisamente de emerger por medio de la proyección.»

«Me he dado cuenta en la vida corriente de que cuando, como sucede a menudo, queremos decir no quiero por cierto ofenderle con lo que voy a decir, hay que traducir por «quiero ofenderle».

Es una voluntad que no escasea.» Pero esta observación lleva a Freud a una generalización llena de audacia, y en la que va a plantear el problema de la denegación en cuanto que podría ser el origen mismo de la inteligencia.

Así es como comprendo el artículo en toda su densidad filosófica.

Asimismo da el ejemplo de aquel que dice:

«He visto en mi sueño a tal persona. Se pregunta usted quién puede ser. No era indudablemente mi madre.»

En cuyo caso, la cosa es clara, puede uno estar seguro de que es efectivamente ella.

Cita también un procedimiento cómodo para uso del psicoanalista, pero asimismo, diríamos nosotros, de cualquiera, para obtener una claridad sobre lo que ha sido reprimido en una situación dada.

«Dígame lo que le parece, en esta situación, que debe considerarse como lo más inverosímil de todo, lo que para usted está a cien mil leguas.»

Y el paciente, y también en nuestra opinión el consultante ocasional, el del salón o de la mesa, si se abandona a la trampa y dice en efecto lo que le parece más increíble, eso es lo que habrá que creer.

Tenemos pues aquí un análisis de procedimientos concretos, generalizado hasta encontrar su fundamento en un modo de presentar lo que se es en el modo del no serlo. Pues es exactamente eso lo que lo constituye: «Voy a decirle lo que no soy; cuidado, es exactamente lo que soy.»

Así es como Freud se introduce en la función de la denegación y, para ello, emplea una palabra con la cual no he podido evitar sentirme familiarizado, la palabra Aufhebung, que, como ustedes saben, ha tenido fortunas diversas; no me toca a mí decirlo…

LACAN. Claro que si, ¿a quien sino a usted le tocaría?

HYPPOLITE. Es la palabra dialéctica de Hegel, que quiere decir a la vez negar, suprimir y conservar, y en el fondo levantar.

En la realidad, puede ser la Aufhebung de una piedra, o también la cesación de mi suscripción a un periódico. Freud aquí nos dice:

«La denegación es una Aufhebung de la represión, pero no por ello una aceptación de lo reprimido.»
Aquí empieza, algo verdaderamente extraordinario en el análisis de Freud, por lo cual se desprende de esas anécdotas, que hubiéramos podido creer que no eran más que eso, un alcance filosófico prodigioso que voy a tratar de resumir dentro de un momento. Presentar el propio ser bajo el modo de no serlo, de eso es de lo que se trata verdaderamente en esa Aufhebung de la represión que no es una aceptación de lo reprimido.

El que habla dice: «Esto es lo que no soy.» No habría ya aquí represión, si represión significa inconsciencia, puesto que es consciente. Pero la represión subsiste en cuanto a lo esencial, bajo la forma de la no-aceptación.

Aquí Freud va a conducirnos a través de un proceso de extrema sutileza filosófica, que nuestra atención desaprovecharía groseramente si dejase pasar en la irreflexión de su uso corriente la observación a la que va a apegarse Freud de que «aquí lo intelectual se separa de lo afectivo».

Pues hay verdaderamente, en la manera en que va a tratarla, un descubrimiento profundo.

Diré, llevando adelante mi hipótesis, que para hacer un análisis de lo intelectual, no muestra cómo lo intelectual se separa de lo afectivo, sino cómo lo intelectual es esa especie de suspensión del contenido para la que no sería inconveniente en un lenguaje un poco bárbaro el término sublimación (215).

(215) Pensamos dar algún día a este término su estricta definición para el analista – cosa que todavía no se ha hecho [J. L./1955). Promesa cumplida después (1966).

Tal vez lo que nace aquí es el pensamiento como tal; pero esto no es antes de que el contenido haya sido afectado por una denegación.

Para recordar un texto filosófico (por lo cual pido excusas una vez más, pero el doctor Lacan es aquí mi aval de semejante necesidad), al final de un capitulo de Hegel, se trata de sustituir la negatividad verdadera a ese apetito de destrucción que se apodera del deseo y que se concibe aquí bajo un modo profundamente mítico mucho más que psicológico, sustituir, decía, a ese apetito de destrucción que se apodera del deseo y que es tal que en el resultado extremo de la lucha primordial en que se afrontan los dos combatientes ya no habrá nadie para comprobar la victoria o la derrota del uno o del otro, una negación ideal.

La denegación de que habla Freud aquí, en la medida en que es diferente de la negación ideal en que se constituye lo que es intelectual, nos muestra precisamente esa especie de génesis cuyo vestigio, en el momento de concluir, nos designa Freud en el negativismo que caracteriza a ciertos psicóticos (216).

(216) Die allgemeine Verneinungslust, der Negativismus mancher Psychotiker, ist wahrscheinlich als Anzeichen der Triebentmischung durch Abzug der libidinösen Komponenten zu verstehen» (G. W XIV, p. 15) [A. XIX, p. 256-257).

Y Freud va a darnos cuenta de lo que diferencia a ese momento de la negatividad. siempre hablando míticamente.

Es en mi opinión lo que hay que admitir para comprender aquello de lo que se habla propiamente en este artículo bajo el nombre de denegación, aún cuando esto no sea inmediatamente visible.

De modo parecido, hay que reconocer una disimetría expresada por dos palabras diferentes en el texto de Freud, aun cuando las hayan traducido por la misma palabra en francés, entre el paso a la afirmación a partir de la tendencia unificante del amor, y la génesis, a partir de la tendencia destructiva, de esta denegación que tiene la función verdadera de engendrar la inteligencia y la posición misma del pensamiento.

Pero caminemos más despacio.

Hemos visto que Freud planteaba lo intelectual como separado de lo afectivo: añádase no obstante la modificación deseada en el análisis, «la aceptación de lo reprimido», y la represión no por ello queda suprimida. Tratemos de representarnos la situación.

Primera etapa: esto es lo que no soy. De ello se ha concluido lo que soy. La represión sigue subsistiendo, bajo la forma de la denegación.

Segunda etapa: el psicoanalista me obliga a aceptar en mi inteligencia lo que negaba hace un momento; y Freud añade, después de un guión y sin más explicaciones:

«- El proceso de la represión mismo no queda aun con ello levantado (aufgehoben).»

Lo cual me parece muy profundo; ¡si el psicoanalizado acepta, desdice su denegación, y con todo la represión sigue estando allí! Concluyo que hay que dar a lo que se ha producido un nombre filosófico, que es un nombre que Freud no ha enunciado; es la negación de la negación.

‘Literalmente, lo que aparece aquí es la afirmación intelectual, pero solamente intelectual, en cuanto negación de la negación. Los términos no se encuentran en Freud, pero creo que no hacemos sino prolongar su pensamiento al formularlo así.

Es esto sin duda lo que quiere decir.

Freud en ese momento (pongamos atención en un texto difícil) se ve capacitado para mostrar cómo lo intelectual se separa [en acto (217)] de lo afectivo, para formular una especie de génesis del juicio, o sea en definitiva una génesis del pensamiento.

(217) Palabras añadidas. De ahora en adelante serán indicadas con los mismos corchetes.

Pido disculpas a los psicólogos que están aquí, pero no me gusta mucho la psicología positiva en sí misma; podría creerse que esta génesis es psicología positiva; me parece más profunda en su alcance, por ser del orden de la historia y del mito.

Y pienso, según el papel que Freud hace desempeñar a lo afectivo primordial, en cuanto que va a engendrar la inteligencia, que hay que entenderlo como lo enseña el doctor Lacan; es decir que la forma primaria de relación qué psicológicamente llamamos afectiva, está a su vez situada en el campo distintivo de la situación humana, y que, si engendra la inteligencia, es que comprende ya en su punto de partida una historicidad fundamental; no hay lo afectivo puro de un lado, enteramente metido en lo real, y lo intelectual puro del otro, que se desprendería de lo real para captarlo de vuelta.

En la génesis aquí descrita, veo una especie de gran mito; y detrás de la apariencia de la positividad en Freud está este gran mito que la sostiene.

¿Qué quiere decir esto? Detrás de la afirmación (218), ¿qué hay?

(218) Bejahung.

Hay la Verneinung, que es Eros. Y detrás de la denegación (cuidado, la denegación intelectual será algo más), ¿qué hay pues? La aparición aquí de un símbolo fundamental disimétrico. La afirmación primordial no es otra cosa que afirmar; pero negar es más que querer destruir.

El proceso que lleva a ello, que se ha traducido por rechazo, sin que Freud use aquí el término Verwerfung, es acentuado más fuertemente aún, puesto que él pone aquí Ausstossung, que significa expulsión.

Tenemos en cierto modo aquí [la pareja formal de] dos fuerzas primeras; la fuerza de atracción y la fuerza de expulsión, Las dos, al parecer, bajo la dominación del principio de placer, cosa que no deja de ser impresionante en este texto (219).

(219) El seminario donde J. Lacan comentó el artículo «MAS ALLA DEL PRINCIPIO DEL PLACER» sólo tuvo lugar en 1954-55.

El juicio tiene pues aquí su primera historia. Y aquí Freud distingue en él dos tipos: Conforme a lo que todos aprendemos de los elementos de la filosofía, hay un juicio de atribución y un juicio de existencia.

«La función del juicio… debe de una cosa decir o desdecir una propiedad, y debe de una representación confesar o impugnar la existencia en la realidad.»

Y Freud muestra entonces lo que hay detrás del juicio de atribución y detrás del juicio de existencia.

Me parece que para comprender su artículo, hay que considerar la negación del juicio atributivo y la negación del juicio de existencia como más acá de la negación en el momento en que aparece en su función simbólica.

En el fondo, no hay todavía juicio en ese momento de emergencia, hay un primer mito del fuera y del dentro, y esto es lo que se trata de comprender.

Sienten ustedes qué alcance tiene este mito de la formación del fuera y del dentro: es el de la enajenación que se funda en estos dos términos. Lo que se traduce en su oposición formal se convierte más allá en enajenación y hostilidad entre los dos.

Lo que hace tan densas estas cuatro o cinco páginas es, como ven, que ponen todo en tela de juicio, y que se va en ellas de esas observaciones concretes, tan menudas en apariencia y tan profundas en su generalidad, hasta algo que acarrea toda una filosofía, entiéndase toda una estructura del pensamiento.

Detrás del juicio de atribución, ¿qué hay? Hay el «quiero apropiar (me), introyectar» o el «quiero expulsar».

Hay en el comienzo, parece decir Freud, pero en el comienzo no quiere decir otra cosa que en el mito «había una vez…» En esta historia había una vez un yo (entiéndase aquí un sujeto) para el cual no había todavía nada extraño.

La distinción de lo extraño y de él mismo es una operación, una expulsión. Lo cual hace comprensible una proposición que, por surgir bastante abruptamente, parece un instante contradictoria: «Das Schlecht lo que es malo, das dem Ich Fremde, lo que es extraño al yo, das Aussenbefindliche, lo que se encuentra fuera, ist ihm zunächts identisch, le es primeramente idéntico.»

Ahora bien, justo antes, Freud acaba de decir que se introyecta. y que se expulsa, que hay pues una operación que en la operación de expulsión y [sin la cual] la operación de introyección [no tendría sentido].

Esta es la operación en la que [se funda] lo que será el juicio de atribución.

Pero lo que está en el origen del juicio de existencia es la relación entre la representación y la percepción. Y es aquí muy difícil no errar el sentido en que Freud profundiza esta relación. Lo importante es que «en el comienzo» es igual y neutro saber si hay o no hay.

El sujeto reproduce su representación de las cosas de la percepción primitiva que ha tenido de ellas.

Cuando ahora dice que eso existe, la cuestión es saber [no (220)] si esa presentación conserva todavía su estado en la realidad, sino si podrá o no podrá volverla a encontrar. Tal es la relación que Freud acentúa [de la prueba] de la representación con la realidad, [la funda] en la posibilidad de volver a encontrar de nuevo su objeto.

(220) Palabra agregada por el redactor, conforme al texto de Freud: «Der erste und nächste Zweck der Realitätsprüfung ist also nicht ein dem Vorgestellten entsprechendes Objekt in der realen Wahrnehmung zu finden, sondern es wiederzufinden, sich zu überzeugen, dass es noch vorhanden ist.» G. W., XIV, página 14 [A. XIX, p 255).

Este resorte acentuado de la repetición prueba que Freud se mueve en una dimensión más profunda que aquella en que se sitúa Jung, pues ésta última es una dimensión más propiamente de memoria.

Aquí es donde no hay que perder el hilo de su análisis. (Pero temo hacérselo perder a ustedes, hasta tal punto es difícil y minucioso.) De lo que se trataba en el juicio de atribución es de expulsar o de introyectar.

En el juicio de existencia, se trata de atribuir al yo, o más bien al sujeto (es más comprensivo) una representación a la que ya no corresponde, pero a la que ha correspondido en un retorno atrás, su objeto. Lo que está aquí en cuestión es la génesis «del exterior y del interior».

Tenemos pues aquí, nos dice Freud, «una vista sobre el nacimiento» del juicio, «a partir de las pulsiones primarias». Hay pues aquí una especie de «evolución finalizada de esa apropiación en el yo y de esa expulsión fuera del yo que son consecuencia del principio de placer».

«Die Bejahung, la afirmación -nos dice Freud-, als Ersatz der Veireinigung, en cuanto que es simplemente el equivalente de la unificación, gehört dem Eros an, es cosa del Eros»; que es lo que está en la fuente de la afirmación: por ejemplo, en el juicio de atribución, es el hecho de introyectar, de apropiarnos en lugar de expulsar afuera.

Para la negación, no emplea la palabra Ersatz, sino la palabra Nachfolge. Pero el traductor francés lo tradujo con la misma palabra que Ersatz.

El texto alemán dice: la afirmación es el Ersatz de la Vereinigung; y la negación el Nachfolge de la expulsión, o más exactamente del instinto de destrucción (Destruktionstrieb).

El asunto se vuelve pues enteramente mítico: dos instintos que están por decirlo así entremezclados en ese mito que lleva al sujeto: uno el de la unificación, el otro el de la destrucción. Un gran mito, ya lo ven, y que repite otros.

Pero el pequeño matiz de que la afirmación no hace en cierto modo más que sustituirse pura y simplemente a la unificación, mientras que la negación resulta ulteriormente de la expulsión me parece que es el único capaz de explicar la frase que sigue, donde se trata simplemente de negativismo y de instinto de destrucción.

Es que efectivamente eso explica sin duda que pueda haber un placer de denegar, un negativismo que resulta simplemente de la supresión (221) de los componentes libidinales; es decir que lo que ha desaparecido en ese placer de negar (desaparecido = reprimido) son los componentes libidinales.

(221) Alemán: Abzug: desfalco, descuento, retención, «lo que es desfalcado en el placer de negar son los componentes libidinales». La posibilidad de esto es referida a la Triebenimischung que es una especie de retorno al estado puro, de decantación de las pulsiones cuyo término traduce muy mediocremente el uso con: desintricación de los instintos.

¿Por consiguiente el instinto de destrucción depende también del [principio del placer? Esto me parece muy importante, capital para la técnica (222).

(222) La manera admirable en que la exposición del señor Hyppolite cerca aquí la dificultad nos parece tanto más significativa cuanto que no habíamos producido todavía las tesis que habríamos de desarrollar el año siguiente en nuestro comentario del «MAS ALLA DEL PRINCIPIO DE PLACER«, sobre el instinto de muerte, a la vez tan eludido y tan presente en este texto.

Sólo que, nos dice Freud, «el cumplimiento de la función del juicio sólo se hace posible por la creación del símbolo de la negación«. (223)

(223) Subrayado por Freud.

¿Por qué no nos dice Freud: el funcionamiento del juicio se hace posible por la afirmación? Es que la negación va a desempeñar un papal no como tendencia a la destrucción, como tampoco en el interior de una forma del juicio, sino en cuanto actitud fundamental de simbolicidad explicitada.

«Creación del símbolo de la negación que permitió un primer grado de independencia respecto de la represión y de sus consecuencias y por ende también de la constricción (Zwang) del principio de placer.» Frase cuyo sentido no sería para mí un problema si no hubiera ligado antes la tendencia a la destrucción con el principio de placer.

Pues hay aquí una dificultad. ¿Qué significa entonces esa disimetría entre la afirmación y la negación?

Significa que todo lo reprimido puede tomarse de nuevo y volver a utilizarse en una especie de suspensión, y que en cierto modo en lugar de estar bajo el dominio de los instintos de atracción y de expulsión, puede producirse un margen del pensamiento, una aparición del ser bajo la forma del no serlo, que se produce con la denegación, es decir donde el símbolo de la negación está ligado a la actitud concreta de la denegación.

Pues así es como hay que comprender el texto, si se admite su conclusión que al principio me pareció un poco extraña.

«A esta manera de comprender la denegación corresponde muy bien el que no se descubra en el análisis ningún ‘no’ a partir del inconsciente… «Pero se encuentra allí ciertamente destrucción.

Por tanto es preciso absolutamente separar el instinto de destrucción de la forma de destrucción, pues no se comprendería lo que quiere decir Freud. Hay que ver en la denegación una actitud concreta en el origen del símbolo explícito de la negación, símbolo explícito que es lo único que hace posible algo que sea como la utilización del inconsciente, a la vez que mantiene la represión.

Tal me parece ser el sentido del final de dicha frase de conclusión: «…y que el reconocimiento del inconsciente del lado del yo se expresa en una fórmula negativa.»

Este es el resumen: no se encuentra en el análisis ningún «no» a partir del inconsciente, pero el reconocimiento del inconsciente del lado del yo muestra que el yo es siempre desconocimiento; incluso en el conocimiento, se encuentra siempre del lado del yo, en una fórmula negativa, la marca de la posibilidad de detentar el inconsciente a la vez que se lo rehusa.

«Ninguna prueba más fuerte de que hemos llegado a descubrir el inconsciente que si el analizado reacciona con esta frase: ‘No pensé en eso’, o incluso: ‘Estoy lejos de haber pensado (nunca) en eso.’»

Hay pues en este texto de cuatro o cinco páginas de Freud, y pido excusas si yo mismo mostré alguna dificultad en encontrar lo que me parece ser su hilo conductor, por una parte el análisis de esa especie de actitud concreta, que se desprende de la observación misma de la denegación; por otra parte, la posibilidad de ver lo intelectual disociarse en [acto] de lo afectivo; finalmente y sobre todo una génesis de todo lo que precede en el nivel de lo primario, y por consiguiente el origen del juicio y del pensamiento mismo (bajo la forma del pensamiento como tal, pues el pensamiento está ya mucho antes, en lo primario) pero no está allí como pensamiento) captado por intermedio de la denegación.

Anuncio publicitario

Haz clic aquí para suscribirte y recibir notificaciones de nuevos posts por email

septiembre 2009
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
A %d blogueros les gusta esto: