Planeta Freud

La función del corte y el encuentro y la despedida de la sesión analítica

Posted on: junio 11, 2011

Corte y Cuerpo del Analista

Freudfus10–06–2011 / En una sesión analítica ideal, hay un corte que se produce en un punto de cierre del inconsciente, que no vuelve a abrirse hasta la próxima, y que está justo en el lugar del fin del desciframiento, donde se precipita la falsa conclusión.

Lacan dice: ser testigo, en cambio, de esa segunda pérdida. Hay que hacer valer eso en el corte, y es mucho, porque ya es separación.

El sujeto se alienó, hay un trabajo de desciframiento, y cuando tiene un resultado, el deseo del analista no está ahí, sino separando al objeto como inalcanzable por el desciframiento.

Entonces, la tendencia posible al caer del lado malo de la separación, es decir, que lo real no quede del lado del deseo del analista, es muy fácil. (…)

Esto a mi me ayudó, este pequeño invento del teatro de mi estilo, para poner atención en este punto; porque como analizante yo era muy sensible al corte único, que me arrojó tantas veces al lugar del objeto.

El segundo corte es del orden “te deseo aunque no lo sepa”.

Dejamosaca

Lo de los dos cortes también se podría explorar con la noción de conversación que podemos incluir en la sesión analítica. Hay dos momentitos para agregar.

El momentito del encuentro con el analizante, que es previo al comienzo de su trabajo del inconsciente, y el momentito de salida, de despedida, que exige estar, tener cuerpo en el encuentro y tener cuerpo en la salida, acompañar con el cuerpo después del corte primero.

En eso distinguimos cortes. Debe haber un corte en el desciframiento, pero, atención, que eso pone en juego la temática de la separación, y sabemos que hay que llegar a la separación como fin del análisis.

Pero hay un poco de separación sesión por sesión, si la sesión está bien estructurada. Hay que cuidar que esa separación no sea angustia o pasaje al acto, o acting out.

Esos momentitos son pequeñas conversaciones. No estoy a favor de ponerse en analista interpretante en el encuentro mismo y a la salida, es decir, disolverlos en la alienación de apertura.

El paciente dice: “Buenos días”, y el analista responde con aire intrigante y soñador “Días Buenos”. Eso puede ser una temática para la entrada en análisis.

Pero estoy diciendo una cosa muy simple que es: hay un recibimiento del analizante, que tiene valor analítico, y que transcurre en una cierta conversación, y otro de salida, y son cruciales en la separación.

Y el segundo corte es agregar un poco de conversación después de la segunda pérdida. (…)

Hay conversaciones y conversaciones. No hay que asustarse. No quiero decir que el analista se meta en el fantasma de su paciente, y lo abrace y lo conforte luego de la buena sesión realizada.

A veces puede ser eso, inclusive, si está hecho de la buena manera analítica. Lo importante es que luego del corte en el desciframiento no se indique:

“Ahora ya no quiero saber más nada con usted”.

Juan Carlos Indart
La Sesión Analítica I Jornada CITA
La Plata, 26 – NOV – 1999

 

Haz clic aquí para suscribirte y recibir notificaciones de nuevos posts por email

junio 2011
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
A %d blogueros les gusta esto: