Planeta Freud

Lacan. Breve discurso a los psiquiatras

Posted on: enero 8, 2012

Pues, evidentemente, esto supone el simple reconocimiento de lo que no está dado de la manera más común en la formación que ustedes reciben como médicos, la que es una formación que podemos calificar de positivista.

Es esto lo que no se les ha vuelto familiar, a falta de tener una verdadera formación matemática que no sea simplemente un instrumento para uso de los conocimientos sobre las cosas en tanto que ellas son cosas, entes.

Es esto, lo que se ha vuelto perfectamente sensible por un cierto uso de la matemática, pero que no es su privilegio, esto es que, por sí misma, la combinación de los significantes constituye un orden, un registro, que ustedes pueden calificar como quieran, pueden hacer un juego con ello; no obstante, es incluso un juego tan serio como eso lo que constituye justamente lo serio del juego.

Lo que hay de divertido en el juego, es que es una de las cosas más sometidas a las leyes que sean, que no hay juego que no consista en un cierto rigor […] justamente hecho y que existe siempre, a saber: una combinatoria entre significantes; significantes en tanto que no son signos, sino que el significante, que he definido muy precisamente en esa fórmula que después de todo merece que yo la haya machacado así sea un poquito, aunque más no sea porque podemos decir que nadie la ha dado antes que yo, esto es, que un significante es lo que representa un sujeto, ¿para quién?

Justamente, no “para quién”, para otro significante.

Esto puede parecerles opaco, poco comprensible, pero, como acabo de advertírselos, no me importa, porque esto no está hecho para que ustedes lo comprendan, está hecho para que ustedes se sirvan de eso… y para que vean que eso anda siempre, y no solamente que eso anda siempre, sino que eso comienza a [rendir] a partir de ahí.

Esto quiere decir dos cosas: en primer lugar, que el significante sólo adquiere su status ahí y a continuación por su relación con el otro significante, el que inaugura la dimensión de la batería significante, lo que comienza a plantear algunas cuestiones, ¿esta batería es finita o infinita?, y ahí, evidentemente, podemos continuar, a saber [lo que quiere decir infinito], y que, por otra parte, el significante es anterior al sujeto, que para que aparezca esta función en tanto que está definida por un sujeto, en tanto que es distinta de lo que se puede llamar por ejemplo psiquismo, conocimiento, representación, en tanto que es completamente distinta de todo eso, pues es una dimensión del ser…:

Hay sujeto sólamente y únicamente después que haya habido significante.

Ahora, la cuestión de saber cómo aparece el significante antes que aparezca lo que es hablando propiamente el sujeto, también podemos responderla.

Precisamente, es para darle una respuesta formal, que he introducido ese campo, esa dimensión del Otro {Autre} (con una A mayúscula) como sitio, y lugar del significante.

Este Otro con una A mayúscula, seguramente, ustedes van a preguntarme dónde es que él está, ¿eh? ¿Acaso es el espacio común? ¿Acaso es la oreja del vecino? ¿Acaso es esto o aquello…? esto es no comprender nada de aquello en lo que consiste un sistema formalista.

Este Otro es precisamente un lugar definido como necesario para esta primaridad de la cadena significante.

Al comienzo se encuentra así, puesto que antes está: el sujeto, 8 introducida la dimensión que llamaremos de la verdad, pues no hay dimensión de la verdad sino a partir del momento en que hay significante. 9

8 – Nota de PEC: “Verosímilmente, ahí se trata de un lapsus. La lógica quiere que en esta frase sea el término de “significante” el que venga ahí. Está el significante antes que el sujeto”. — La nota de esta transcripción, en efecto, es verosímil, y no tenemos nada que objetar a eso… salvo que apelar a los “lapsus” de Lacan para salvar una dificultad nunca nos ha parecido método correcto cuando se emplea de primera. Así, si no se quisiera despachar tan rápido el asunto, y se quisiera introducir en cambio un poco de pimienta en este momento de un discurso cuya transcripción no nos parece la más recomendable, se podría recordar que en su Seminario sobre La identificación Lacan concluye una de sus clases preguntándose “qué valor podríamos dar a i para connotar al sujeto en tanto que sujeto antes de toda nominación”. Véase la clase 7 de ese Seminario, del 10 de Enero de 1962.

9 – En cuanto a la transcripción PTL de este párrafo, la dificultad (cf. nota anterior) se salva, o se evita, modificando la puntuación: “Al comienzo se encuentra así, puesto que antes que el sujeto está introducida la dimensión que llamaremos de la verdad pues no hay dimensión de la verdad sino a partir del momento en que hay significante”.

No hay ni verdad, ni mentira, en la finta por ejemplo, o la parada animal, por la simple razón de que ellas son exactamente lo que son, ni mentirosas ni verdaderas; ellas responden a ese efecto de captación [reducido], es en eso que ellas no son del registro del significante. El significante es otra cosa.

Es a partir del momento en que él ha engendrado al sujeto y en que se inscribe en alguna parte a ese nivel del Otro, que la dimensión de algo que se propone siempre como una verdad, incluso cuando es una mentirapues no sería una mentira si no se propusiera como una verdad – que está esta dimensión del significante, observen esto, que el Otro en ningún caso es garante de la verdad.

Puesto que el Otro en sí mismo, nada nos dice que es un sujeto. Hay gente que dice que es un sujeto, que lo llama Dios, con diversos calificativos: buen Dios, Dios malvado… ése es otro asunto, es otro paso a franquear.

No tenemos ninguna necesidad de franquearlo para dar la teoría del lenguaje.

La experiencia / del análisis / no es otra cosa / que / realizar / lo que es / esta función, como tal, del sujeto.

Resulta / que eso abre / a cierto efecto / que nos muestra / que en lo que está primordialmente interesado de esta función del significante, predomina / una dificultad, una falla, un agujero, una falta, / de esta operación significante, / que está muy precisamente ligada / a la confesión, la articulación / del sujeto / en tanto / que se afecta de un sexo.

Es porque el significante / se muestra manifestando / unos fallos electivos / en ese momento en que se trata / que lo que dice Yo {Je} / se diga / como macho o como hembra / que se encuentra con que no puede decir eso sin que eso conlleve el surgimiento en el nivel del deseo de algo muy extraño, de algo que representa ni más ni menos que el escamoteo simbólico – entiendan que no se lo encuentra más en su lugar – el escamoteo de una cosa completamente singular que es muy precisamente el órgano de la copulación.

A saber, lo que en lo Real está mejor destinado para hacer la prueba de que hay uno de ellos que es macho y el otro que es hembra, ¿eh? [Esto es todavía…]

Es eso, es eso el gran hallazgo del psicoanálisis, es un hallazgo que no ha podido estrictamente ser hecho sino por estar hecho allí de una manera que le da un sentido, es el caso decirlo, que le da un sentido aceptable, a nivel de otra cosa que de lo que Spinoza, puesto que hace un momento he hablado de él es preciso que vuelva a hablar de él ahora, llamaba unas historiolae, unas historias chiquitas, ¿eh?, es porque papá o mamá le han *dado miedo* 10 que él cree en eso, en fin… montones de cosas que no se sostienen en pie.

10 – {fait peur} ? *dado poco {fait peu}*

Lo que se llama la castración es eso, es que para que llegue a articularse en función del significantedel significante en tanto que es primordial en el sujetopara que llegue a articularse algo que lleve al sujeto sobre el plano sexual, es preciso que intervenga allí esto que, en tanto que […] del significante, que sea como faltante que esté representado el órgano, precisamente de la copulación.

Eso merece que se le preste un poquitito de atención, pues esto – es el hecho de la experiencia proseguida de una manera correcta, a saber, que se haya proseguido la experiencia analítica – da cuenta del hecho de que, sea lo que sea que se diga de ello, no es más que, pura y simplemente, una experiencia llevada con la ayuda y en el interior del medium significante – que todo lo que se pueda añadir a ello de más, de lo que se llama, en efecto, efectos psíquicos, a saber: reacción, defensa, resistencia, todo lo que ustedes quieran, afecto, transferencia, todo eso no toma su sentido más que si llegamos a puntualizar allí, [a esclarecer], a destacarlo en el registro de una formalización que toma como punto de partida y como base la primordialidad de la cadena significante por relación al sujeto.

Es evidente que no les haré la demostración de eso esta noche, pero si alguna vez lo que he dicho tiene un alcance cualquiera, es en todo caso cierto, claro, que yo no digo otra cosa, que no hago otra cosa que proseguir la construcción que se relaciona con eso desde hace exactamente los 17 años de los que les hablaba recién.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Haz clic aquí para suscribirte y recibir notificaciones de nuevos posts por email

enero 2012
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
A %d blogueros les gusta esto: